CAPITULO I

P Pablo María Guzmán- Biografía
Pagina Principal

 

“EL ARDIENTE PABLO”

EVANGELIZADOR DEL SIGLO XX

S. de D. PABLO MARÍA GUZMÁN FIGUEROA MSpS
FUNDADOR DE LAS MISIONERAS EUCARÍSTICAS DE LA SANTÍSIMA TRINIDAD Y MISIONERAS AUXILIARES HIJAS DE LA SOLEDAD DE MARÍA.

INFANCIA.
Sus padres fueron el Señor José Guzmán Toledo y la señora Refugio Figueroa Guerrero de Guzmán, quienes formaron un matrimonio profundamente cristiano.

Pablo Ma. (nombre religioso) nació el 25 de septiembre de 1897, en Cuanamuco, Gto.
Ese mismo día lo bautizaron en la Parroquia de Piñícuaro, Gto., con el nombre de José Bardomiano de Jesús.

Recibió la Confirmación el 27 de julio de 1904, en Huandacareo Mich., de manos del Señor Obispo Dr. Dn. Atenógenes Silva.

No se sabe la fecha, pero su familia se fue a radicar a Moroleón, donde transcurrió su infancia.

Hizo su Primera Comunión el jueves 12 de diciembre, de 1907 en la Parroquia de Moroleón Gto. a los 10 años de edad.

50 años después, 1957, recordando esa primera Comunión el padre Pablo escribió:
“En la Hostia de mi Primera Comunión se me dio Jesús para siempre; en la Hostia de mi Primera Misa me dio el poder de ofrecerlo y de darnos en comunión para la Gloria del Padre”.
“En la Hostia de mi primera Comunión, Jesús me llamó; en mi primera Misa me transformó; en la última de mi vida me ofrecerá a su Padre en Comunión eterna.

Aprendió Telegrafía y desempeñó este oficio en la ciudad de Querétaro.

SEMINARIO EN PATZCUARO.
Al terminar la primaria le comunicó a su padre sus deseos de entrar al Seminario, pero el señor Guzmán accedió a que éste entrara al Seminario hasta el año 1912. Hizo sus estudios en el Seminario Auxiliar de Pátzcuaro, Mich. de 1912 a 1914.

La persecución estalló y el gobierno cerró el Seminario. El joven Pablo volvió a la casa de sus padres. Pensó en ser un buen cristiano, buscó trabajo y se orientó hacia el matrimonio.
Cuando se abrió nuevamente el Seminario de Morelia, sus maestros y compañeros, que lo conocieron a fondo, lo invitaron a regresar. Después de un discernimiento cuidadoso y guiado por su confesor, decidió abrazar su vocación sacerdotal.

MISIONERO DEL ESPÍRITU SANTO.
En el año 1918 conoció al S. de D. Padre Félix de J. Rougier, Fundador de los MSpS., en unos ejercicios espirituales dados a un grupo de seminaristas, experimentando el llamado a la vida religiosa. Desde ese momento mantuvo correspondencia con el P. Félix y le solicitó ingresar en la Congregación.

El 6 de Junio de 1919, llego a la Congregación de los Misioneros del Espíritu Santo.
El 16 de Junio del mismo año ingresó al Noviciado y el P. Félix de Jesús Rougier le dio el nombre de: “Pablo de Santa María de Guadalupe”.

En los Ejercicios para la toma de hábito descubrió y quedó seducido por la espiritualidad de la Cruz y se abrió así a la gracia y a la acción del Espíritu Santo con todo su corazón, su Maestro de Novicios fue su fundador el R.P. Félix de Jesús Rougier.

La consigna que el Padre Félix les pidió a los MSpS era: “VIVIR cada hora BAJO LA MIRADA AMOROSA DEL PADRE, EN UNIÓN CON EL VERBO ENCARNADO CRISTO JESÚS, BAJO LA ACCIÓN DEL ESPÍRITU SANTO Y A IMITACIÓN DE MARÍA”. Y el P. Pablo la vivió.

El H. Pablo descubrió que su misión dentro de la Congregación era: “Amar al Espíritu Santo y hacerlo Amar”, ..... Misión que realizó con pasión hasta el día de su muerte.

Penetró de lleno en el Corazón de Cristo y descubrió la Faz del Padre.
El P. Pablo dirá:
“Creí en el amor del Padre y con esa fe sigo adelante como peregrino del Amor Infinito, buscando para el Padre nuevos Adoradores en espíritu y en verdad.

SACERDOTE.
Comenzó sus estudios de Teología. Durante esos años el espíritu apostólico abrazó su alma al grado de que el P. Félix lo llamó “MI ARDIENTE PABLO”. Vio el vasto campo de las almas y la hermosa misión de: Difundir la devoción al Espíritu Santo y a la Cruz. De 1921 a 1923 recibió las Ordenes Menores, así como el Subdiaconado y Diaconado.

Su Ordenación Sacerdotal fue el 29 de Septiembre de 1923, en el Seminario Conciliar de la Ciudad de México, D. F., de manos del Excmo. Sr. Dr. Dn Maximino Ruiz y Flores
En su primera Misa hizo la siguiente petición: “Señor, que mi alma sea pequeñita. Pequeñita para qué Tú lo seas todo en mi vida, para que no tenga de que gloriarme sino en tu Cruz.

Sobre su Sacerdocio él dice: “Me pide y exige mi transformación en Cristo, pero no solamente al celebrar la Santa Misa o en los actos del Ministerio Sacerdotal, sino siempre y en cada detalle de mi vida”

Vivió su Sacerdocio “Haciendo de su vida una MISA y de la MISA su vida”.

Amó intensamente a la Sma. Virgen María lo vivió celebrando todos los sábados la Eucaristía en su honor; y todos los días rezó los 15 misterios del Rosario y la Corona de los 7 Dolores de la Sma. Virgen, con intenso amor, y es a Ella a quien dedicó más homilías, pláticas de ejercicios, etc.

El 15 de Enero de 1933 descubrió y así lo dice: “Mi misión en el seno de la Iglesia y de mi Congregación es “SER LA GRATITUD, sintiéndola, practicándola y predicándola.

FUNDADOR.
Por el año de 1931 en el contexto de su ardiente ministerio apostólico, el Espíritu Santo le hizo ver y le concedió un nuevo carisma: contempló a Jesús cuando pasaba por Samaria, evangelizaba a la samaritana, y por medio de ella, a su pueblo. Las palabras y los hechos de Jesús en esa ocasión, le permitieron ver con claridad los anhelos del Corazón de Jesús y la forma rápida de evangelización empleada por el Señor.
Y en sintonía con el Corazón de Jesús, quiso dar al Padre adoradores en espíritu y verdad. Fue la semilla fecunda de la cual brotó una nueva planta: las Misioneras Eucarísticas de la Sma. Trinidad, a las que fundó

Fundando el 20 de Noviembre de 1936, junto con la Srita Enriqueta Rodríguez Noriega, por los caminos de la obediencia y no sin pruebas y un esfuerzo de serio discernimiento, la Congregación de Misioneras Eucarísticas de la Sma. Trinidad.
El 25 de Diciembre de 1937 fundan la rama seglar de la Congregación: Misioneras Auxiliares, "Hijas de la Soledad de María". Son seglares, célibes, casadas o viudas, que permaneciendo en su propio estado de vida se comprometen a realizar el fin de la Congregación y a vivir su espíritu y misión.

 

regresar
siguiente

 

 

| | | |
| | |